lunes, 14 de noviembre de 2016

"La lupa de la Casa", muestra fotográfica de la casa de don Ernesto Sábato,

se presenta en el Centro Cultural Victoria Ocampo, Villa Victoria, Matheu 1851, Mar del Plata. Mi

La muestra es de Flavia Tomaello realizada a pedido de Mario Sabato, hijo del escritor.
En concordancia con ella, se exhibirán los films "El poder de las tinieblas" escrita y dirigida por Mario Sabato y protagonizada por Sergio Renán, basada en el famoso capítulo "Informe sobre ciegos" de la novela de Ernesto Sabato  "Sobre héroes y tumbas"; y el documental "Ernesto Sabato, mi padre" también de su autoría.

La relación de las Ocampo con don Ernesto fue pródiga, aunque no constante.
Según dichos de Julia Constenla en su libro "Sábato el hombre", ed. Sudamericana, 2011, "en Borges, esplendor y derrota (1996), María Esther Vázquez sostiene que Adolfo Bioy Casares fue quien relacionó a Sabato con Borges. Alude a un encuentro que habría ocurrido en una de las tertulias de los jueves en casa de Bioy y su mujer, Silvina Ocampo. A esas reuniones concurrían jóvenes promesas de la literatura rioplatense. Allí se admitían también algunos excluidos de los salones de Victoria Ocampo, hermana de la dueña de casa. Borges era un invitado infaltable, así como don Pedro Henríquez Ureña. Existiendo una relación estrecha entre el profesor dominicano y el joven Sabato, es posible que tanto Borges como Bioy le fueran presentados por Henríquez Ureñ".

Ernesto Sábato llega a la rev. "Sur" de la mando de Henríquez Ureña, quien, luego de leer su atículo en la revista "Teseo" sobre "La invención de Morel", de Bioy Casares, lo invitó a colaborar con la mítica publicación de Victoria Ocampo. "Se comprenderá mi emoción cuando me propuso publicar en la que era la revista literaria en todo el mundo de habla hispana -rememoraba Sábato-. Después que salió mi primera nota, me dijo que Victoria Ocampo quería conocerme. Así empecé en "Sur" y así empezó mi vida estrictamente literaria. Unos años después me ofrecieron integrar el comité de redacción, donde había nombres tan famosos como Borges, Amado Alonso, Ansermet, Alfonso Reyes, Jules Supervielle, y el propio Henríquez Ureña. Escribieron allí comunistas como Sartre, María Rosa Oliver, Waldo Frank y otros de izquierda como Albert Camus, y también liberales y conservadores. Entraba cualquiera que tuviera condiciones, porque el factótum de la revista era José Bianco y él se guiaba por su intuición intelectual y por su honradez".

Continúa Constenla: "es en la década del cuarenta, días más días menos, cuando se concreta la colaboración regular con Sur y la relación de Sabato con los integrantes del grupo. Esta relación, que se prolongaría con altibajos durante más de medio siglo, habría de atravesar momentos muy diferentes. Al principio se pueden conjeturar distintas actitudes que finalmente podrían conciliarse. El joven Sabato (tiene en esa época poco más de treinta años) es muy respetado en el mundo científico pero también una figura inexistente en la elegante cofradía de amigos de Victoria Ocampo. Se podría inferir que, dadas las solidaridades de grupo, el recién llegado sería tanto mejor recibido cuanto menos rozara los sitios que ocupaban y los roles que cumplían sus integrantes. Con la edición de Uno y el Universo todos parecen quedarse tranquilos, puesto que no competía con las obras que publicaban casi regularmente. Por otra parte, el libro contiene estímulos de ideas, humor y enfoques inesperados que enriquecen las tertulias, y propone nuevos temas para el debate y el ingenio".

Este acontecimiento es un nuevo paso hacia "salir a mostrar" la casa de Sábato más allá de Santos Lugares, a la par de dar pie al primer intercambio entre ambos proyectos.

La lupa tiene la capacidad de agrandar el detalle o centrar la mirada. Deja descubir lo no visto. Apreciar con holgura y silencio. Asomarse al pasado viendo el presente. En ella hay acercar y alejar. Hay historias en lo que se muestra y hay sugerencia. Hay formas propias y únicas. Hay series de posibilidades nunca repetibles.
Existe la mirada desde afuera que permite meterse en la intimidad. En contraposición se expresa una parcialidad, un recorte cuando marca el espacio por el que se ve la realidad.
El recorte que sugiere, parcela. Escribe un relato que muta con cada ojo. En cada detalle hay una historia. Un secreto. Un mostrar lo que no siempre se ve. Un recorte que es un mundo y un átomo.

El espacio vive con quien lo habita. Sus recorridos, sus sonidos, su reacomodar obsesivo, sus miradas... Objetos que se unen de cierto modo en el hacer cotidano. Sin embargo, luego de 66 años de intercambio, aquello que parece inánime, adopta cierto aroma de su dueño.

La Casa de Ernesto Sabato (www.facebook.com/Casadesabato), un espacio abierto a la comunidad que resguarda y promueve el legado del escritor, que le pertenece a todos los que quieran compartirlo.
Desde 1945 Sabato vivió allí junto a su mujer de toda la vida, Matilde. Permaneció hasta su muerte, el 30 de abril de 2011.

Flavia Tomaello (flaviatomaello.tumblr.comwww.pinterest.com/flaviatomaello) es fotógrafa, ensayista y escritora. Ha publicado más de 40 obras. Escribe para niños y adultos. Como periodista ha trabajado en casi una centena de medios de uno y otro lado del océano. Hace más de una década publica sus fotografías y ha hecho una decena de muestras en Argentina y en el exterior. Prepara cuatro nuevas muestras aquí y una simultánea en Europa. Es contadora y ha cursado la carrera de Comunicación Social ambas en la Universidad de Buenos Aires.  Dirige su propia consultora de comunicación y ha ejercido la docencia en el nivel medio y universitario. Desarrolla un blog de temática femenina: lacitodeamor.tumblr.com; y otro infantil elpeluchonline.tumblr.com. Ha sido ganadora del progama de Mecenazgo de la Ciudad de Buenos Aires, edición 2011. Lidera y colabora en diversos proyectos alternativos como Poveglia per tutti -recuperación de una isla en la laguna de Venecia-, Booktubers Nichia www.youtube.com/channel/UCgfWNG5o4MRZNfi2IWPuT5A -canal de crítica literaria adolescente- Mwen valiz aysyen -a beneficio de los niños de Haití- o Hub Cultural Houses (hubculturalhouses.wordpress.com) -red de intercambio de Casas Museo-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada