lunes, 16 de mayo de 2016

UNA FERIA DE LOCOS POR LO NUESTRO


Lo más rico de nuestra identidad estará del 7 al 10 de julio en La Rural. La feria es el lugar elegido por las economías regionales y las provincias argentinas para que los productores exhiban y comercialicen sus productos. Son nueve caminos que ya empiezan a llenarse.
La 12va edición de Caminos y Sabores será el mejor lugar para festejar el Bicentenario de la patria. Del 7 al 10 de julio, en La Rural, la feria invita a vivir y compartir experiencias únicas, las del contacto directo con quienes han logrado reunir en un producto la diversidad de nuestra tierra y aquellos dispuestos a apreciar el valor que tiene lo nuestro.
Como vidriera y mercado, en cada edición interactúan más de 400 expositores y 100.000 visitantes en busca de la cultura, los sabores y la identidad de todos los rincones de nuestro país y de Latinoamérica. En ese escenario, el año pasado se comercializaron más de 30.000.000 de pesos.
Este año, Exponenciar, la firma organizadora de Caminos y Sabores vuelve a prepararse para una gran feria. Productores provenientes de los rincones más diversos del país ya han confirmado su participación para dar testimonio de que detrás de cada producto que se vende y se compra hay un loco por lo nuestro.
Es el caso de la familia Muravnik, de Maipú, Mendoza, que con su marca Quinta Generaciónpresentará por primera vez en la feria sus aceites de oliva extra virgen elaborados con la misma pasión que trajo de Europa Don Marcos en 1920, el fundador de la empresa. También debutaráNiña Federica, un proyecto familiar de Diego Ferrero y Gabriela Scotto que apostaron todo a la elaboración de blends de especias gourmet, pero con mucho estilo. Y tendrá su primera experiencia en Caminos y Sabores D’Amici pastas, que elaboran pastas caseras 100% naturales.
Ellos ya son parte del grupo de locos por lo nuestro integrado por otros reincidentes. Como Valeria Bustos Cano, que dejó el banco en el que trabajaba y se formó para cumplir su sueño de ser productora de aceite de oliva en Maipú, Mendoza. El año pasado, su aceite Santa Augusta Forte ganó el premio Experiencias del Sabor. Para la nueva edición, Santa Augusta Olivícola ya duplicó las dimensiones de su stand en Caminos y Sabores. Ella estará en el camino de los aceites, donde también participará Finca Cortaderas, un emprendimiento de cultivos intensivos ubicados en Nogolí, San Luis, con 40 hectáreas sembradas de olivos que ya dieron un aceite reconocido en las ligas mayores.
Y la lista de locos por lo nuestro sigue. Confirmaron su presencia los creadores de “The Growing Gift”, un grupo de innovadores que se dedica a la fabricación y comercialización de regalos vivos, árboles que invitan a afianzar el contacto con la naturaleza. Igual de creativa es la propuesta de Inti Zen, que integra la energía de los Andes y la naturaleza de la Patagonia a través de aromas y sabores regionales, con la sabiduría de Oriente, expresada a través del arte del té. Y si de mimarse se trata, nada mejor que la propuesta de Tienda Vida, que comercializa más de 300 variedades de especies como hierbas, especias, flores y frutos o la de Hongos del Pilar, con sus clásicos champignones y portobellos.
Poco a poco, la feria va llenando sus caminos convirtiéndose en la máxima expresión de lo nuestro. No hay dudas, en un año clave como el del Bicentenario de la patria, Caminos y Sabores será el mejor lugar donde vivir nuestra Argentina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada