lunes, 2 de febrero de 2009

TIEMPO LIBRE

TODA LA INFORMACION PARA TU TIEMPO DE DESCANSO Y DIVERSION

Por las noches de Pompeya…
Del tango Sur a El Bar El Chino.
Mientras tarareo SUR, aquel maravilloso tango de Homero Manzi con musica del inigualable Anibal Troilo Pichuco, me voy acercando lentamente al barrio de Pompeya.
Los acordes del tango me vienen a la memoria mezclados con la historia de un bar que hace muy pocas semanas volvio a abrir sus puertas totalmente remodelado en sus instalaciones, pero con el espiritu eterno de la noche tanguera.
A pocas cuadras de la tan conocida Avenida Saenz, a metros de la Iglesia de Pompeya, el tango comienza a sentirse en el aire.
Llego a Beazley, una calle tranquila, iluminada, sin malevos historicos pero con vecinos que viven el dos por cuatro.
En el numero 3566 esta el Bar El Chino. Un frente iluminado que invita a entrar al mundo del tango.
Ya en el restaurante me reciben los dueños.
Juan Carlos, simpatico y servicial, me acompaña a la mesa.
En la primera mirada se ve un espacio amplio, comodo. Iluminado.
Un fonografo decora el ambiente. Fotos de antaño y el afiche de la película que se filmo en sus instalaciones, todo se conjuga con lo moderno de un restaurante.
Un pequeño escenario donde comienza a sospecharse lo que vendra.
Juan Carlos atiende a nuestra mesa y recibe a todos los comensales con una sabrosa bebida refrescante, un creación de ellos mismos. Mientras leemos la carta con una grata variedad que hara las delicias de todos.
Pastas, pescados, mariscos, entradas y postres todo rociado por magnificos vinos.
Tienen vino propio y puedo recomendar un riquisimo Syrah Roble que acompaño la cena de mis compañeros de mesa y mi comida tambien
A las 23 horas comienza el show y es en ese momento cuando el duende del tango se hace presente en el lugar.
Comenzaran a desfilar todos los cantantes. Diferentes estilos. Diferentes voces, pero el mismo amor por el canto.
EL Bar El Chino, tiene sus puertas abiertas para poder ingresar en cualquier momento.
Se puede cenar pero tambien se puede ir a disfrutar de un excelente espectáculo tanguero acompañado de un buen vino o de un helado champagne.
Por el escenario pasan todos los cantantes que conocen el tango, que aman el 2 por 4. Que ademas pueden cantar temas melodicos , pero que sobre todo , lograran que se pueda pasar una excelente velada.
Entonces aparece La Calandria, una mujer con la energia necesaria para hacer callar a todos y dedicarse a escucharla. Desde sus 80 y algo enseña el placer que le da estar ahí adelante cantando para todos. Elegante y picara. Sera aplaudida fuertemente.
La seguiran otros que con menos años tambien demuestran ese amor por el tango.
En el intervalo que deben tomarse los guitarristas, se pone de pie el comensal de una de las mesas, Resulta ser un habitue del lugar que cada viernes entona un par de temas demostrando que el lugar tambien le pertenece.
Eso es lo que se siente al estar ahí: Uno es parte del lugar.
Han pasado las horas. Ya es hora de terminar esta noche tanguera.
Pero con las ganas de Volver, no con la frente marchita como dice el tango, sino con la alegria de volver a disfrutar la mejor noche tanguera que nos ofrece la ciudad, y el barrio de Pompeya.
Nilda Gallegos Nelson
Sobre EL BAR EL CHINO
Jorge Garcés “El Chino” (hoy fallecido), era un loco del tango, hizo de su hogar un lugar de reunión para que cada viernes se pueda disfrutar de una folklórica parrillada y de un vino de la casa.
Sin dudas, el lugar se convirtió en un restaurante de barrio que atrajo a los turistas que prefieren palpar el tango bien de adentro.
Hoy, atendido personalmente por sus dueños, en el popular barrio de Pompeya, si bien el interior tuvo que ser remozado, se conservaron la mayor cantidad de recuerdos posibles y por sobre todo el espíritu del Bar, el lema que tenía y sigue vigente “Un lugar en el mundo para encontrarse con amigos”, un lugar para comer, escuchar, cantar, bailar tangos, en un ambiente familiar y de amistad.
Un poco de historia: El Bar "El Chino", mítico boliche tanguero del barrio porteño de Pompeya, aparece allá por 1937, al frente del padre del conocido cantor de tangos Jorge “El Chino” Garcés, siendo un almacén y despacho de bebidas, donde se reunían los hombres de la zona a “escolasear” y cantar tangos. Se crea “La Peña los amigos” donde se reunían los viernes a escuchar y a cantar tangos.
Jorge “El Chino” Garcés además de atender la parrilla, mientras servía las mesas cantaba tangos acompañado por guitarristas. El local no tuvo nunca una apariencia prolija, las mesas eran alargadas para varios comensales y cubiertas con manteles de papel. Afiches y fotografías aparecían sin ningún orden en las paredes.
Los parroquianos eran oriundos de Pompeya y Parque Patricios, con el tiempo comenzaron a ir también mujeres, se fue popularizando hasta que un día llegó José Sacristán que se enamora del Bar. Se fue ampliando la concurrencia y artistas, periodistas, deportistas y políticos se hicieron habitúes, la capacidad se desbordaba y terminaban comiendo en el dormitorio.
En ese lugar la vecindad y la simpleza hacían que floreciera entre los comensales un ambiente de amistad que se prolongaba por años.
El “Chino” muere en agosto de 2001, su mujer Delfina lo sobrevive 5 años más.
La construcción que data de fines del siglo XIX, asentada en el barro, no resistió el paso del tiempo ni la falta de mantenimiento, se desplomó parte del techo y por razones de seguridad de demolió gran parte manteniendo el frente y las paredes perimetrales originales.
Luego de un año y medio de estar cerrado, se reinaugura el 23 de septiembre del 2007, a casi setenta años del inicio, manteniendo el carácter de auténtico reducto, con los mismos personajes que habitualmente concurrían buscando la camaradería barrial.
Declarado "Sitio de Interés Cultural"
por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Bar "El Chino", un lugar en el mundo para encontrarse con amigos, para venir a disfrutar una buena cena, tragos de los mejores y un Show de Tango los viernes y sábados por la noche sólo tenes que decidirte
Con la voz y la conducción de "Beto" Reyes, el acompañamiento con las guitarras de "Pocho" Muscato y Ricardo Saladino, las voces de Ines "La Calandria", Stella Maris, Darío Vitale, Julio César Fernán, Alicia Pintos, entre otros
RESERVÁS CON TIEMPO TU LUGAR.
dejando tu nombre, la cantidad de personas y un teléfono, o al 4911-0215.
Bar "El Chino"
Beazley 3566, Pompeya (3 cuadras de Av. Saenz)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Viernes y sábados a partir de las 22:00 hs.
Colectivos: 42, 46, 76, 188, 135. video